Al menos 15 personas murieron después de que un ataque ruso golpeara un bloque de apartamentos en la región de Donetsk, en el este de Ucrania, dijeron el domingo las autoridades ucranianas, y agregaron que muchas otras aún podrían estar atrapadas bajo los escombros.

El edificio residencial en la ciudad de Chasiv Yar fue atacado el sábado por la noche cuando Rusia intensificó una vez más su asalto a ciudades y pueblos en el este de Ucrania en un intento por tomar el control de toda el área del Donbás.

El Servicio de Emergencias del Estado dijo que hasta el momento se han encontrado los cuerpos de 15 personas entre los escombros y que continúan las labores de búsqueda y rescate.

A partir de la 1 p.m. hora local (6 a.m. hora de Miami), los trabajadores de emergencia rescataron a cinco personas y establecieron contacto con otras tres que aún estaban enterradas bajo los escombros, dijo el servicio en un comunicado.

El servicio de emergencia agregó que 24 personas, incluido un niño, «todavía pueden estar bajo los escombros».

Pavlo Kyrylenko, jefe de la administración militar regional de Donetsk, dijo a la televisión ucraniana que el área fue alcanzada por dos o tres cohetes rusos y que el incidente fue «otra confirmación de los crímenes de la Federación Rusa, confirmación de que están bombardeando áreas residenciales».

Chasiv Yar y otras ciudades de Donetsk han estado bajo fuego intenso en los últimos días mientras las fuerzas rusas intentan aplastar la resistencia ucraniana en el área y avanzar hacia el oeste, hacia Kramatorsk y Slovyansk.

El Ministerio de Defensa ruso afirmó el sábado que sus tropas destruyeron un hangar con obuses M777 suministrados por Estados Unidos, armas de largo alcance y decenas de «militantes» ucranianos cerca de Chasiv Yar.

CNN no puede verificar de forma independiente las afirmaciones rusas. Funcionarios ucranianos dijeron que el ataque golpeó una estación de tren en Chasiv Yar y que varias personas resultaron heridas en el ataque.

Donetsk y Luhansk son las dos regiones que juntas forman el Donbás, la parte oriental de Ucrania donde comenzó el conflicto entre Ucrania y los separatistas respaldados por Rusia en 2014. El área se ha convertido en la pieza central clave de la ambición militar del presidente de Rusia, Vladimir Putin, en Ucrania después de que sus tropas no lograron tomar Kyiv a principios de este año.

Los soldados rusos ya se han apoderado de casi toda la región de Luhansk, dijo el sábado el jefe de la administración militar de la región de Lugansk, Serhiy Hayday, en una publicación de Telegram, y agregó que unas 300.000 personas del área se han visto obligadas a huir de sus hogares.

Lysychansk, la última ciudad que aún estaba bajo control ucraniano en Luhansk, cayó ante Rusia la semana pasada.

Desde entonces, las tropas rusas se han centrado en la región de Donetsk, bombardeando amplias áreas a lo largo de la línea del frente y avanzando desde la región de Luhansk hacia la región de Donetsk, según Hayday.

Los ucranianos han estado defendiendo esta zona de los ataques rusos durante más de un mes.

«Tratamos de contener las formaciones armadas de los rusos a lo largo de toda la línea del frente», dijo Hayday, y agregó que «las fuerzas de ocupación lograron éxitos menores y continúan su ofensiva al oeste de Lysychansk». CNN Foto Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.