El líder del Tren de Aragua, identificado como Héctor Rusthenford Guerrero Flores y apodado el Niño Guerrero, ganaba alrededor de 3 millones de dólares al año dentro del Centro Penitenciario de Tocorón, en el estado Aragua.

El director ejecutivo de InSight Crime, Jeremy McDermott, explicó que los ingresos del líder criminal provenían de distintas fuentes, entre ellos las vacunas que cobraba a la banda a los demás reclusos.

En una entrevista para el Toque de Diana en La Romántica 88.9 FM, McDermott señaló que Tocorón se convirtió desde hace años en el centro de operaciones del Tren de Aragua, cuyas operaciones de extorsión, secuestro, sicariato, robos, y trata de personas han llegado hasta siete países de América Latina como Perú, Chile, Ecuador  y Colombia.

Explicó que el centro penitenciario era una especie de fortaleza para este grupo delictivo porque les permitía tener una capacidad de acción sin ser molestados, además de ser un lugar para reclutar y entrenar a nuevos miembros.

McDermott dijo que si bien la toma de Tocorón por parte de los funcionarios gubernamentales debilita al Tren de Aragua, el Niño Guerrero, del que se desconoce su paradero, tiene bastiones en otros lugares del país para establecer la dirección de la banda criminal.

El experto cree que el operativo que se llevó a cabo en el centro penitenciario de Tocorón, es una estrategia de la administración de Nicolás Maduro para mostrarse fuerte contra el crimen, de cara a las elecciones de 2024 .

Al igual que Observatorio Venezolano de Prisiones, McDermott consideró que los líderes delincuenciales fueron avisados con antelación y se marcharon mucho antes de que se ejecutara la operación en Tocorón, que contó con el despliegue de más de 11.000 funcionarios militares y policiales.

El Nacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.